Temas interesantes

Lars Peter hansen: Premio Nobel Economía 2013.

Eugene Fama: Premio Nobel Economía 2013.

Robert J. Shiller: Premio Nobel Economía 2013.

Historia de la economía: Principales escuelas y pensadores que forjaron la ciencia económica.

Microeconomía: Definición de Microeconomía

eco-finanzas
Noticias y Destacados

Thomas Piketty, El capital en el siglo XXI Se enfoca en este libro hacia un aspecto clave del capitalismo: quienes son más ricos tienen tienen más posibilidades de...

Historia de la Reserva Federal de EEUU ¿Ha aprendido la FED de su historia? En el 2013 la FED cumplió un siglo de vida, y en su larga historia han habido quiebras ...

¿Economía China en peligro?

Sombras de dudas se ciernen sobre el gigante asiático y su desempeño económico. Los crecientes niveles de endeudamiento y la oscu...

Premio Nóbel Economía 2013: Academia Sueca Diversifica el Riesgo


La Academia Sueca otorgó el Premio Nobel de Economía, el último del año, a Eugene Fama, ...



Vilfredo Pareto

(1848-1923)

Cuando se considera para un individuo un género determinado de Utilidad, se tienen índices de las Utilidades parciales y también un Índice de la Utilidad de conjunto, y es esto lo que nos permite estimar la utilidad de que goza el individuo en circunstancias determinadas. Además, si con la variación de éstas, el Índice de la Utilidad de conjunto, tras haber comenzado a aumentar, acaba por disminuir, habrá un cierto punto en que es máximo. Todos los problemas ya planteados de modo cualitativo se hacen entonces cuantitativos y acaban en problemas de máximos.
Sobre la Utilidad, 1919

Pensamiento económico de Vilfredo Pareto

Biografia de Vilfredo Pareto

En economía se suele hablar de la "ley de Pareto" y del "Óptimo de Pareto", pero muchas veces se desconoce a su autor como uno de los grandes personajes de la historia económica.

Vilfredo Pareto fue un hombre muy completo. Además de economista, fue un destacado hombre de negocios y un gran sociólogo. Perteneciente a la aristocracia italiana, estudió ingeniería en Turín y desarrolló una exitosa carrera como ejecutivo de empresas ferroviarias y metalúrgicas. Su vocación por las ciencias sociales fue bastante tardía: a los 40 años dejó de lado el mundo de los negocios para adentrarse en la economía, siguiendo el Modelo de Equilibrio general de Walras.

Pero no todo fue tan fácil en su vida. Pareto fue rechazado en el mundo académico italiano, lo que lo hizo partir a Suiza, a la Universidad de Lausanne, a trabajar con quien se convertiría en su maestro, León Walras. Poco Tiempo después, lo sucedería en la cátedra de economía.

Al igual que su mentor, estaba convencido de que la única manera de elaborar una sólida teoría económica era construyendo un Modelo que tuviese en cuenta todas las interrelaciones que existen en el seno de cualquier economía. Para ello, era imprescindible usar las Matemáticas.

En los trece años que se dedicó a la docencia, publicó numerosos artículos y varios libros -entre los que destaca el Manual de economía política-, donde legó aspectos relevantes al pensamiento económico, desarrollando los principios de una teoría utilitarista del bienestar (Óptimo de Pareto); a partir de análisis estadísticos, Pareto llegó a la conclusión de que la Distribución de la Renta en cualquier Sociedad responde siempre a un mismo Modelo, por lo que serían inútiles las políticas encaminadas a redistribuir la Riqueza (Ley de Pareto).

En 1906 Pareto se retiró de la enseñanza económica y se dedicó por completo a la sociología, donde hizo varios aportes. En sus escritos ridiculizó las ideas de progreso y criticó el sistema democrático, poniendo en primer plano el componente de fuerza y de engaño que existe en la historia de la humanidad. Su visión sociológica lo convirtió en un sustento ideológico del Fascismo. Tanto es así, que poco antes de su muerte Mussolini le nombró senador.

A pesar de su vinculación con el Fascismo, no se pueden desconocer los valores asociados al pensamiento de este autor.